Qué ver y qué visitar

Toledo

Restos del Acueducto Romano todo lo que necesitas saber

Restos del Acueducto Romano

Restos del Acueducto Romano de Toledo

Los ahora restos del Acueducto Romano, fueron en su época un conjunto de abastecimiento hidráulico. El mismo nacía en la presa de Alcantarilla en Mazarambroz, ubicado en el arroyo Guajaraz. La construcción de este acueducto se inició en el s. I. Los romanos ampliaron la presa al desviar hacia ella el curso de un arroyo, el de San Martín de la Montiña. De esta forma se alcanzó la impresionante capacidad de 3,5 millones de m3.

Desde la presa comenzaba la canalización por los 38 km que hay entre Alcantarilla y Toledo. En partes la canalización iba enterrada y en otras estaba elevada para salvar las dificultades orográficas. Al acercarse al promontorio rocoso de Toletum, el canal encontraba un punto bastante difícil debido a la hoz del Tajo de Toledo. Por lo que se hizo necesario construir un acueducto. Aún en la actualidad son patentes, por el puente nuevo de Alcántara, aquellos estribos de mortero de esa obra, están desprovistos de la sillería de piedra y anclados a la roca madre.

El recorrido del acueducto romano, conocido como las Guadalerzas, era de unos 24 km y abarcaba los siguientes términos municipales: Los Yébenes, Urda y la Consuegra. El mismo se mantuvo útil hasta el s. XVII. Actualmente, sus restos son dos arcos, de los cuales uno está cegado, ubicados dentro de una casa arruinada situada en el paraje Los Peleches de Los Yébenes.

Foto Sobre Mi autor Rafael Martinez Ochoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso.. Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies