Tu guia de turismo online

Toledo

Convento de San Clemente todo lo que necesitas saber

Convento de San Clemente

Convento de San Clemente de Toledo

El Convento de San Clemente, ubicado en Toledo, es uno de los primeros monasterios que se fundó a extramuros de la ciudad tras la Reconquista. Originalmente existió un edificio extramuros en la época de Alfonso VI, pero el edificio actual se fundó para el tiempo de Alfonso VII, cuando fue trasladado al interior de la ciudad.

En principio el convento pertenecía a la Orden de San Benito, la cual se difundió tras la reforma de Cluny. El convento obtuvo la primera donación de parte del cluniacense Don Bernardo, el primer arzobispo de la ciudad de Toledo. Luego, en el año 1117, el convento acató la reforma del Císter, siendo incorporado definitivamente a esta orden por el papa Alejandro VII en el año 1180.

Las dimensiones del Convento de San Clemente son grandes y ocupan todo una manzana. El interior del complejo está conformado por muchas partes arquitectónicas de diferentes épocas y estilos.

La iglesia es la única construcción que se ubicó fuera de clausura. Tiene una sola nave que está dividida en dos tramos, de muros enlucidos que están decorados por pinturas murales que representan pasajes evangélicos. El trazo de la cabecera de la iglesia lo realizó Alonso de Covarrubias.

El convento cuenta con varios patios, de los que destacan el de las Procesiones y el del Refectorio. Las dos portadas principales del complejo conventual sirven de acceso al convento y a la iglesia respectivamente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso.. Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies