Tu guia de turismo online

Plasencia

Guía de turismo para saber todo lo que ver en Plasencia

Visitar Plasencia, cómo disfrutar de la ciudad en un día

¿Cómo estás Iluviajero? Hoy quiero hablarte de una de las ciudades más visitadas de la provincia de Cáceres. Plasencia es un lugar perfecto para pasar un día genial disfrutando de la historia y la gastronomía típicas de Extremadura. Seguro que te sabrá a poco y querrás pasar algunos días más, porque en Plasencia hay mucho que ver. Además, puedes acercarte a hacer turismo por los alrededores.

Turismo en Plasencia con guía de viajes más completa – Ilutravel.com -Tu guía de turismo online

Si no conoces nada de Extremadura, este es un muy buen punto para comenzar, aunque si has visitado otras ciudades, en Plasencia también puedes encontrar rincones que merecen la pena disfrutar. Por ejemplo, las calles Rey y Sol son muy importantes y se concentra gran parte de la vida de la ciudad. Están a unos pocos metros de la Plaza Mayor, así que seguro que das con ellas sin problema.

Durante esta guía de turismo de Plasencia, vas a tener por un lado la ruta que te organizo en la que puedes visitar la ciudad en un día, y por otro lado la opción en la que tu configuras la visita a tu libre albedrío. ¿Cuál es tu opción? Para cualquiera de las dos opciones, tienes un mapa de la ciudad que te ayudará.

Antes de comenzar con la ruta por Plasencia, y si aún no tienes reservado tu hotel, te recomiendo que lo hagas lo antes posible. El motivo, es el hecho de que cuanto antes hagas la reserva, mejor precio obtendrás. Así que no pierdas más tiempo y reserva ahora mismo con Booking.com.

A continuación, te dejo un índice que espero que te facilite tu viaje a Plasencia en mi guía de la ciudad.

Una dia en Plasencia


A Plasencia se la conoce como la perla del Valle del Jerte. Este río cruza la ciudad y ofrece una espectacular vista que no te puedes perder. Que las principales ciudades hayan surgido al lado de un río no es una casualidad. El agua es vida, y Plasencia se ha ido desarrollando a orillas del Jerte, convirtiéndose en una de las ciudades más bonitas que puedes encontrar.

Para poder disfrutar al máximo de la ciudad, lo mejor es pasar por lo menos una noche y empezar temprano la visita. La ruta que hoy te he plantado, comienza saliendo del Hotel Exe Alfonso VIII, de 4 estrellas. Está muy bien recomendado por los viajeros, de hecho yo cuando fui, fue mi opción. Su precio como por la calidad del servicio, además de permitirte hacer la ruta más cómoda, al estar perfectamente ubicado.

La Plaza Mayor y las Murallas de Plasencia

Plaza Mayor de Plasencia

Nada más salir del hotel giramos a la derecha por la calle Talavera hasta la Plaza Mayor. Allí te encuentras, con el Ayuntamiento, donde se encuentra un personaje muy querido por los vecinos de la ciudad, el abuelo Mayorga. Éste representa a uno de los relojeros encargados de mantener en buen estado el reloj de la Plaza, que durante mucho tiempo fue uno de los dos únicos relojes que hubo en la ciudad. Hay documentos que indican que desde el siglo XV ha existido, aunque el muñeco actual es de comienzos del XX y durante algún tiempo no estuvo colgando de la torre. Hoy se encarga de tocar las horas y es un espectáculo, porque parece una persona real haciendo malabarismos en el borde del campanario.

Retrocedemos de nuevo casi hasta el hotel, y bajamos por la Avenida Calvo Sotelo para dirigirnos a las murallas de Plasencia, que conservan varias torres y puertas que irás viendo alrededor de toda la ciudad. Se encuentran en muy buen estado y puedes disfrutar de unas vistas estupendas, con las murallas a un lado y el río Jerte al otro.

Visitando la Catedral Vieja y la Catedral Nueva

Puedes seguir andando hasta dar con la Puerta de Trujillo y entrar por la calle del mismo nombre para acercarte hasta la catedral. En realidad hay dos catedrales, una al lado de la otra.

Catedral de Santa María de Plasencia

La Catedral Vieja es una mezcla de estilos que representan muy bien el paso del románico al gótico. Los arcos góticos fueron descubiertos cuando fue restaurada, en el siglo XVIII. Su origen está datado en el siglo XIII. En su interior destacan una figura de marfil del siglo XVIII regalo de la reina según los historiadores, y a los lados dos ángeles que fueron colocados posteriormente. Un muro separa esta catedral de la nueva.

La Catedral Nueva de Plasencia se vale de las piedras de la antigua, creando un conjunto en el que ambas se unen. Es del siglo XVI y destaca un retablo de grandes dimensiones, con detalles realmente espectaculares. En esta catedral se encuentra además la tumba de Ponce de León, sobre la que hay una estatua del obispo rezando. Otros detalles que admirar son el órgano y las torres exteriores, entre muchos otros.

Casa del Deán y Palacio de los Monroy

Nada más salir de la Catedral Nueva te encuentras con la Casa del Deán, que se usó como colegio, juzgado y hoy es una sala de exposiciones. Se denomina así a este palacio porque algunos de los deanes que estuvieron en la catedral lo usaron como vivienda propia.

Palacio de Monroy o Casa de las Dos Torres de Plasencia

Si sigues andando por la calle Blanca darás con el Palacio de los Monroy, también conocido como la Casa de las Dos Torres por las torres que había a cada uno de los lados. Una de ellas se derribó por el mal estado en el que estaba desde el terremoto que tuvo lugar en la bella Lisboa en el siglo XVIII y que se notó en Extremadura. Su fachada románica es todo un espectáculo, de lo más bonito que ver en Plasencia.

Plaza e Iglesia de San Nicolás

Iglesia de San Nicolás de Plasencia

Desde el Palacio verás la Plaza de San Nicolás, donde está la iglesia del mismo nombre. Visita obligada si vienes a Plasencia y que puedes recorrer por tu cuenta o con la ayuda de un guía. La pila bautismal aprovecha la luz de la cúpula y frente al retablo crea una sensación sobrecogedora.

Parada en el Parador, ¡es hora de comer!

Sigue adelante hasta el Parador de Plasencia, donde además de descubrir este fantástico palacio-convento podrás disfrutar de Especia, el restaurante en el que degustar platos típicos de la región. Un buen jamón ibérico de la dehesa o algunos de los quesos con denominación de origen son una buena manera de abrir boca. Las carnes destacan en la carta, como el retinto o el solomillo de ibérico. De postre, los bombones de higo o la técula-mécula, una tarta de almendras descubierta en el arcón de una pastelería de Olivenza (Badajoz), pueden servir como broche de oro. Para beber, nada mejor que una copa de vino de la tierra. Para tu comida en Plasencia, te recomiendo que hagas la reserva en Eltenedor, de esta forma te evitas tener que hacer esperas,  y además seguro que pillas alguna oferta buena para comer.

Si quieres ampliar esta información, no dejes de visitar el contenido que tengo sobre la gastronomía de Plasencia.

Convento de Santo Domingo y Palacio de Mirabel

Salimos del Parador después de haber comido como reyes y seguimos nuestra visita a Plasencia, porque todavía queda mucho por ver.

Palacio del Marqués de Mirabel de Plasencia

El Parador de Plasencia es el Convento de Santo Domingo, que después de comer bien merece una visita. Está formado por varios estilos arquitectónicos, como restos de arte mudéjar, cerámica de la turística Talavera de la Reina o una escalera de piedra que fue esculpida en el siglo XVI.

Volvemos otra vez a ir hacia atrás en el camino, y antes de llegar al Palacio de los Monroy vemos el Palacio de Mirabel, ordenado por Álvaro de Zúñiga, duque de Plasencia, en el siglo XV, en la zona que ocupaban los judíos antes de ser expropiados. La fachada y el patio interior se merecen una parada para contemplarlos.

Iglesia de San Martín y Casa de las Argollas

Camina hacia la Plaza Mayor, y gira por la calle los Quesos primero. Luego a la izquierda por la Plaza hasta dar con la iglesia de San Martín. En su interior hay un retablo de Luís de Morales, conocido como El Divino, que no deja indiferente a nadie. Aunque no es fácil encontrarla abierta, merece la pena acercarse por si acaso, o conformarse con verla por fuera.

Casa de las Argollas de Plasencia

Coge la calle Santa Ana, enfrente de la plaza de San Martín, y gira a la derecha cuando des con la calle Jardines. Allí está la Casa de las Argollas, un palacio del XV, muy cerca de la calle Rey. Se llama así porque en la fachada hay dos argollas de hierro enganchadas. También tiene algunos escudos de los nobles que vivieron en el palacio a lo largo de su historia.

Paseo hasta el Acueducto

Camina por la Avenida Juan Carlos I unos 20 minutos para ir hasta el Acueducto del siglo XII. Bien conservado y que está justo en un parque donde puedes sentarte a descansar. Allí termina la visita del día, así que puedes quedarte a cenar por la zona o volver al hotel y tomar algo por allí.

Murallas, Puertas y Acueducto de Plasencia

Dónde aparcar gratis en Plasencia

Una de las cosas que más me gustan de Plasencia es que no hay zona azul, así que no tienes que pagar para aparcar. En el centro no es sencillo encontrar sitio, así que es mejor aparcar en el Paseo de la Ribera, que está bastante cerca de los monumentos. Sólo tienes que cruzar el puente y te encontrarás con las murallas.

También puedes dejar el coche en el parking que hay junto al hotel que te he recomendado. No tienes que hacer ninguna reserva y si no te gusta aparcar en la calle puede ser una buena opción, recuerda que tiene coste.

Algunos sitios que también son interesantes en Plasencia

Aunque el itinerario que te he comentado permite ver en un día lo más relevante de la ciudad, puedes ampliar la visita incluyendo alguno de estos lugares o programando un segundo día de turismo:

Turismo en los alrededores de Plasencia

Tomando como referencia la ciudad de Plasencia hay muchos otros lugares que merece la pena visitar. No puedo dejar de destacar el Parque Natural de Monfragüe, donde se conserva una impresionante flora y fauna autóctonas, como buitres, águilas imperiales, nutrias, linces o ciervos, por destacar solo algunos.

Un poco más hacia el norte está la Alberca, desde la que se puede contemplar toda la Sierra de Béjar. Está considerado uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Salamanca.

También puedes acercarte a ver Cáceres, la primera ciudad de Extremadura en ser nombrada Patrimonio de la Humanidad, que conserva en su centro histórico toda la esencia de su pasado medieval.

Plaza Mayor de Cáceres

Podría estar diciendo muchísimos otros lugares que merecen la pena, como ir a Mérida, la ciudad romana mejor conservada de Europa después de la propia Roma antigua. O puedes conocer Trujillo y sus preciosas calles medievales. En Garganta la Olla hay una presa donde poder darse un chapuzón. También está Cuacos de Yuste, donde está el famoso monasterio. Y cómo no, hay que mencionar el Valle del Jerte, del que Plasencia forma parte y que es un paraíso natural impresionante.

Ultimas notas sobre la ruta

Debes saber, que aquí no acaba tu visita, más abajo tienes contenido de sobra para seguir informándote sobre Plasencia. ¿A qué estas esperando?

Por otro lado, si el contenido te ha sido de interés Iluviajero, te recomiendo que guardes Ilutravel.com para futuros viajes, y así no te olvides de mi. Seguro que no te arrepientes. Además, necesitamos seguir creciendo, por lo que si nos compartes en tu red social favorita, te lo agradeceré enormemente.

Que visitar en Plasencia

Conoce todos los lugares que puedes visitar en Plasencia

Ver todo Lugares importantes Monumentos Iglesias Otros sitios que ver Museos Parques

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso.. Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies